sábado, 22 de octubre de 2016

El furgón taller Nfha-603

Todas las redes ferroviarias disponen de vehículos auxiliares para labores de mantenimiento o para socorro en caso de accidentes. En el caso del ferrocarril de Ponferrada a Villablino, una corta línea de 60 kilómetros principales y varios ramales más cortos, también existía este tipo de vehículos, y en el presente texto mostraremos uno de ellos, el furgón taller Nfha-603
El furgón en la actualidad, con el ferrocarril de Ponferrada a Villablino sin tráfico, a la espera de poder prestar sus valiosos servicios auxiliares en un futuro tren histórico.

Este furgón es un superviviente. Para empezar, procede de un ferrocarril hoy en día inexistente, el “Bidasoa”, que discurría entre Irún y Elizondo. De aquella línea vino con varios compañeros y hoy en día es el único que queda de sus similares.

Breve nota sobre el Ferrocarril del Bidasoa
En esta imagen de la estación de Kostorbe (Irún) se puede apreciar, a la izquierda, uno de los furgones de bogies del ferrocarril del Bidasoa, que posteriormente fueron vendidos a la MSP.
El conocido como “tren txiquito” discurrió entre las poblaciones guipuzcoana de Irún y navarra de Elizondo entre su primera inauguración en 1898 y su clausura en 1956. En sus orígenes solo llegaba hasta Endarlaza con un ancho de vía de 915 mm., que fue ensanchado hasta el metro con la apertura de la prolongación a Elizondo en 1916. Su trazado remonta el río Bidasoa durante todo su recorrido de 52 kilómetros y de él recibe el nombre su compañía explotadora. Este ferrocarril estuvo relacionado históricamente con los intentos de comunicar Francia y Navarra por ferrocarril por los Alduides, y con la minería existente en las Peñas de Aia. 11 túneles, 14 puentes y 30 estaciones y apeaderos son números a grandes rasgos de un trazado con curvas cerradas para seguir el valle fluvial pero suave en rampas con un ascenso de menos de 200 metros en toda su longitud.
En cuanto al material móvil del ferrocarril, se cuentan hasta ocho locomotoras de vapor, dos de ellas procedentes del ferrocarril minero original que fueron ensanchadas para vía métrica. Cuatro Orenstein & Koppel, una locomotora alquilada al F.C. de La Robla y otra Nasmyth & Wilson alquilada a los Ferrocarriles Vascos y similar a la conservada Aurrerá completan el parque de locomotoras.

Fotografía de fábrica de un vagón cerrado del Ferrocarril del Bidasoa. Archivo EuskoTren/Museo Vasco del Ferrocarril
18 coches de viajeros y 39 vagones forman la parte remolcada, todos los vehículos de bogies, y todos contratados con la Fábrica de Vagones de Beasain de la Sociedad Española de Construcciones Metálicas, hoy en día la conocida CAF. Para el transporte de mineral se contaba con 82 vagones de ejes.
Desde 1931 este ferrocarril llegó a poner en servicio tres automotores de gasolina Verney.
En esta otra imagen, de Juan B. Cabrera y publicada como la anterior en el blog Historias del tren, también aparece un furgón de bogies del Bidasoa formando parte de un tren de mercancías.
El Furgón en el Ponferrada-Villablino
Testero opuesto al de la imagen que encabeza este texto, cerrado, donde se pueden observar también las tres compuertas aireadoras del lateral, antes de la puerta corredera, y un pequeño foco en la esquina superior.
Al cierre del Ferrocarril del Bidasoa, parte de su material móvil fue desguazado pero otro tuvo una segunda oportunidad. Al nuestro ferrocarril berciano vinieron parte de los coches de viajeros en abril de 1959, siendo algunos de ellos reformados para su puesta en servicio. Es fácil reconocer su origen por la forma en zig-zag de la parte inferior de la barandilla en sus balconcillos, a diferencia de los círculos que poseen los originales del “Plazaola”. En El Bierzo fueron desprovistos del linternón del techo e incluso el numerado C-18 fue metalizado, pero esto será motivo de otro texto del blog.
Además, cinco furgones cerrados de la serie X-1 a 12 llegaron a Ponferrada en marzo de 1958, siendo numerados F-601 a 605. El 602 se metalizó añadiendo un furgón para el jefe del tren y tres jaulas para perros, y el 603 fue asignado como vagón de socorro.
La barandilla y acceso al interior desde este testero es modificación al furgón original en el Ferrocarril del Bidasoa. La garita del guardafrenos ha desaparecido, aunque el volante de actuación sobre el freno de mano se mantiene en su posición. La forja de la barandilla es similar a la de los coches de viajeros construidos por Carde y Escoriaza para el ferrocarril de Ponferrada a Villablino. La puerta da acceso a un pequeño habitáculo para transporte de la brigada de trabajos.
Bogie Diamond, muy común en los ferrocarriles americanos.
Nuestro furgón, actualmente decorado en gris, recibió también una reforma menor. En la parte de la plataforma destinada a la garita del freno se montó un acceso al interior y una plataforma con barandilla similar a la de los coches de viajeros, con filigrana similar a las barandillas de los coches fabricados por Carde y Escoriaza para el Ponferrada – Villablino. 
El viaje de la AIMFETUR entre Cubillos y Villablino, en mayo de 2000, contó en su composición con el furgón protagonista de este texto. La tolva ejercía de "manso" para compatibilizar los distintos tipos de enganche usados en aquellos meses, cerrando la composición el coche mixto y el salón conservados en el ferrocarril.
Esta parte permite el acceso a un pequeño espacio para el transporte de los operarios, con dos bancos longitudinales de tablilla de madera y una estufa. Dispone de una ventana por cada lateral protegida por chapa taladrada.
El tren de la fotografía anterior a su paso por Matarrosa del Sil.
 La parte mayor del furgón, accesible mediante un portón por cada lateral, se destinaba a almacén de herramientas y pequeño taller, contando con tres aireadores por lateral.
El furgón monta dos bogies de tipo americano Diamond y su tara ronda los 10.800 kilogramos.
Este furgón, además de sus labores en caso de descarrilos u operaciones de mantenimiento de la infraestructura de la línea, solía acompañar los viajes especiales de los coches de viajeros preservados, caso de las visitas de políticos a la línea junto con el presidente de MSP, o el viaje organizado por AIMFETUR en 2000. En la actualidad se conserva en Cubillos del Sil.
Todo listo para que el tren partiera hacia Villablino por la mañana, vista en primer plano del furgón Nfha-603
El tren en las maniobras de apartado una vez finalizada la excursión. Los coches a una vía y el furgón y tolva manso a otra.

Enlaces de interés:


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada