martes, 25 de junio de 2019

De Ponferrada a Cubillos del Sil (excluidos)

Iniciamos una serie de textos dedicados a la descripción del recorrido de la línea ferroviaria entre Ponferrada y Villablino, con sus ramales. Como otras series que hemos comenzado en este blog, por ejemplo la de las estaciones y edificios de la línea, será discontinua en el tiempo para intercalar otros temas. Tampoco tendrá por qué ser lineal, aunque intentaremos mantener un orden en kilometración ascendente. Comenzamos con el primer tramo, entre Ponferrada y Cubillos del Sil.
Primera de las casillas de vía y obra para el mantenimiento de la línea ferroviaria, cercano al punto de unión entre la línea principal y el arranque del ramal a los descargaderos de carbón. Estado actual.

A lo largo de esta serie de textos, dos serán los elementos comunes: Nos saltaremos las estaciones, que tendrán protagonismo propio en textos dedicados a cada una de ellas, e iremos aumentando los datos de un mapa Google que ofreceremos al final del texto. Es por ello que en este primer relato de la línea nos olvidaremos de todo el conglomerado de vías, talleres, clasificación, cargaderos y demás en el entorno de Ponferrada, y de la estación de Cubillos del Sil.
Hasta hace apenas un año, la isleta central que se observa en la fotografía se conservaba, vestigio del paso a nivel que hubo en la antigua carretera Nacional VI, entre Ponferrada y Cuatro Vientos. Fotografía procedente del grupo de Facebook Fotos Antiguas de Ponferrada.
De la misma manera, entre ambas estaciones nos encontramos con una tercera, la que servía a la población de San Andrés de Montejos, a la vez origen del ramal ferroviario a la central térmica Compostilla I, que serán objeto de un próximo artículo.
Comenzamos por tanto a unos 1.800 metros del origen de la línea, que desde el edificio de la estación de viajeros de Ponferrada ha discurrido levemente en ascenso en una perfecta línea recta hasta cruzarse a nivel con la antigua carretera Nacional VI, que hasta la variante inaugurada en los años 70 discurría por el centro de Ponferrada hacia Camponaraya en su camino a Galicia. Casi dos kilómetros en los que no se conserva resto alguno de la traza ferroviaria, en una zona totalmente urbanizada que no ha respetado este patrimonio industrial y ha cercenado para siempre la posibilidad de un origen sencillo de un tren, histórico o no, hacia Laciana. En el paso a nivel del ramal a cargaderos aún se conservó hasta un asfaltado en 2018 una isleta central.
Hoy en día denominada "Calle Los Luceros", se trata de la antigua traza del ferrocarril, que se ha conservado como camino transitable de gravilla.
Pocos metros más adelante, al salir de la zona urbanizada, el camino se transforma en tierra con leves restos del antiguo balasto, transitable de todos modos, llano y recto.
Cruce a nivel con el canal bajo del Bierzo, de riego, y su carretera asfaltada paralela, en donde sobrevive un pequeño tramo del carril original.
En la unión del ramal y de la línea principal aparecen los restos de la primera casilla de vía y obras, que aún conserva un leve tono azul en partes del edificio. Desde este momento el trazado se conserva, transitable, como un camino de grava, muy llano y con grandes rectas, en los que aún es posible ver alguna solitaria traviesa de madera.
Alguno de los cruces con caminos vecinales conserva la vía, con contracarriles, más o menos cubiertos por asfalto. Sin duda la dificultad de levantar la vía en estos cruces hizo posible que estos restos del ferrocarril se conserven en la actualidad.
En algunos tramos dichos carriles fueron levantados recientemente con objeto de algún reasfaltado. Y aunque el trazado se puede recorrer en su totalidad, en algunos tramos se protege el acceso de vehículos mediante bloques de hormigón.
Salpican el recorrido hasta el apeadero de Columbrianos varios pasos a nivel con calles y caminos de escasa entidad, algunos de ellos conservando la vía y contracarriles. Y llegamos a la localización del apeadero de Columbrianos, totalmente desaparecido bajo una carretera asfaltada de dos carriles. Sobre este apeadero hemos hablado al describir en este blog otros apeaderos similares de la línea, incluyendo la única fotografía que hasta el momento hemos localizado de su edificio.
Fotografía de Wilson Lythgoe publicada en la web internationalsteam.co.uk, que muestra el desaparecido apeadero de Columbrianos, idéntico a los de Corbón y Villarino. Hoy el lugar de la foto es una calle asfaltada. Se aprecia al fondo una señal luminosa de dos focos tipo Adaro, avanzada de San Andrés de Montejos, y la barrera del paso a nivel de la carretera de Villablino.
Cruzamos la carretera de Ponferrada a Villablino mediante un paso a nivel con barreras en donde hoy se sitúa la gran rotonda que da acceso a la autovía A-6, para inmediatamente introducirnos en la playa de vías de la estación de San Andrés de Montejos, junto con el ramal proveniente de la central térmica Compostilla I, y que relataremos en un próximo texto.
Hemos dibujado el trazado original sobre la fotografía de la rotonda que da acceso, desde la carretera de Ponferrada a Villablino, hacia la autovía A-6
Pasado el trazado de la A6 a la que pertenece el doble viaducto del fondo de la imagen, se conserva el trazado del ferrocarril menos transitable, con el balasto bien definido. En paralelo a la línea principal que protagoniza la imagen, a la izquierda el camino asfaltado ocupa el inicio del ramal hacia la central Compostilla I
A pesar de que la línea ferroviaria discurre en su gran parte por el valle del río Sil, la angostura de este primer tramo del río, en donde hoy se sitúan los embalses de la Fuente del Azufre y de Bárcena, aconsejó rodear por las llanuras de San Andrés de Montejos buscando mejor perfil y alineaciones más rectas.
Pero en algún momento había que situarse junto al cauce del Sil, y se buscó la lona que separa los actuales embalse y Central térmica Compostilla II. Se atravesó mediante el túnel número 1, de 385 metros de longitud, inmediatamente después del antiguo apeadero de Cubillos del Sil.
Podemos recordar la dificultad encontrada en la perforación del túnel, que obligó a establecer un recorrido en zig-zag por encima de la loma para poder acarrear elementos de construcción kilómetros arriba de la línea, donde la plataforma ya estaba acabada y dispuesta a recibir la vía.
La línea ferroviaria una vez pasada la estación de San Andrés de Montejos se conserva en parte como camino, en parte con el balasto original después de haberse levantado carril y traviesas. Esta imagen en concreto engaña, pues la vía no discurría por donde lo hace el camino, sino por el reguero de matojos a su izquierda.
Aunque ya hemos enlazado esta interesante fotografía en nuestro blog, al hablar de las locomotoras Krupp, esta vez la recuperamos para mostrar el recorrido entre San Andrés y Cubillos con la línea en servicio.
Otra interesante fotografía procedente de un grupo Facebook, con un tren carbonero ascendente por el tramo de la imagen anterior, y seguramente tomada desde el paso superior de la carretera a Cubillos del Sil.
Entre el poblado de Bárcena y la central térmica, la variante construida para el ferrocarril que evitaba el embalse toma rumbo norte y rodea la población de Cubillos del Sil, tomando altura poco a poco y mediante varios pasos superiores en los cruces de caminos, hasta la nueva estación, en el kilómetro 14.
Hasta el levante de la vía en el entorno de 2005, este era el aspecto de la línea, sin circulaciones desde principios de los noventa.
Entre los kilómetros 8 y 9 sobrevivía esta señal, típica del PV, de bloqueo intermedio para trenes circulando en el mismo sentido entre dos estaciones.
Al desaparecer el uso ferroviario, el paso superior de la carretera sobre el ferrocarril, al que se accedía mediante sendas rampas muy incómodas y peligrosas por la ausencia total de visibilidad, fue sustituido por una llana recta. Se reconocen los postes telegráficos y los frutales a la derecha en la fotografía anterior con la locomotora de vapor.
El estado actual de la línea en esta zona. Intransitable y con la vegetación ocultando totalmente el recorrido del ferrocarril.
Este último tramo se encuentra en peores condiciones de conservación. Se conservó la vía montada desde los kilómetros 6 a 11, aproximadamente, hasta el año 2005, y desde ese kilómetro hasta la entrada en la estación de Cubillos hasta 2017. Este último tramo se utilizó como almacén de vagones tolva de tipo antiguo en desuso, y también de alguna composición de tolvas de bogies de tipo moderno. En ambas ocasiones, el levante del carril lo ejecutó la empresa ganadora de una subasta de la Junta de Castilla y León por la que enajenaba esta parte de la línea junto con un gran lote de vagones tolva de tipo antiguo.
Rodeando Cubillos del Sil, el levante del carril deja las huellas en el balasto de la ubicación de las traviesas.
Ni tolvas ni vía. En el rodeo de la línea en torno a Cubillos del Sil se habían acumulado decenas de vagones antiguos que fueron desguazados.

Silueta de las tolvas antiguas, ya desaparecidas, sobre uno de los pasos superiores que por ser de hormigón y no molestar al tránsito rodado, sobreviven hoy día.
Llegando a Cubillos del Sil, hasta hace pocos años sobrevivía una señal de dos focos tipo ADARO, en funciones de señal avanzada de Cubillos.
Desde el mismo punto de la foto anterior pero en otra época del año, llegando a Cubillos del Sil, visible la central térmica Compostilla II al fondo.
Procedente del grupo ya citado de Facebook, esta imagen de un tren llegando a Cubillos del Sil, en el entorno de las dos fotografías anteriores.
E imagen actual del mismo punto de la foto anterior, con la vía levantada hace apenas dos años.
En el kilómetro 9,6 existió un “tobogán” ya desmontado para cruzar a desnivel el ferrocarril con la carretera a Cubillos del Sil, original trazado del Camino Real de Galicia. Algunos de los pasos superiores de la vía sobre otros caminos también se desmontaron.
Se trata en conjunto de un trazado llano y con algunos cruces de carreteras de importancia, pero candidato a su recuperación como ruta senderista, ante la resignación del completo desmontaje de su vía en varias fases.

No hay comentarios:

Publicar un comentario